Fabricación de la maqueta del molino

Croquis de la maqueta.

Comenzaremos la fabricación del molino fabricando dos muelas de hormigón con áridos finos.

Preparación del eje y de la base.
Detalle del eje de la muela.

Alrededor del eje colocamos una tela metálica en espiral para evitar el agrietado de la muela.

Tras sellar la unión de los moldes con silicona, rellenamos con hormigón fino, evitando la formación de bolsas de agua mediante la introducción de un palillo.
Este es el aspecto final de la muela acabada.
Probando la distancia entre las muelas y su giro en la solera, que será una bandeja de cerámica.

Al girar el eje se comprueba como las muelas giran y se deslizan (patinan), cuando lo hagan sobre pasta de aceitunas produciran aplastamiento y desgarro respectivamente.
Preparando el decantador para la separación de alpechines y aceite.
Vista superior del decantador, a falta de pintura.
Detalle del depósito para alpechines en el que puede verse el orificio de salida de estos en la parte baja del depósito de recogida del zumo.
Decantador acabado en el que pueden apreciarse las salidas a diferente altura desde el depósito principal al de alpechines (derecha) y aceite (izquierda).
Sistema de soporte de las muelas y arrastre terminado.
Aunque el eje está soldado sobre una placa metálica y ésta se encuentra atornillada a la base de madera, comprobamos que vibraba mucho y podría dar problemas, por lo que decidimos reforzar la base.

Para ello taladramos la base de cerámica en tres lugares y colocamos tornillos que la atravesaban y se atornillaban en la madera. Una maceta de plástico nos sirvió de molde para crear el tronco de cono que servirá de refuerzo al eje.

Este es el aspecto del refuerzo, que además servirá para desplazar la pasta a la zona de molido.
Este es el aspecto del molino acabado.

 

Volver a la almazara